Según estadísticas de la Hospital Ginecológico-Obstétrico “Isidro Ayora”, en el 2010, se atendieron  3149 partos de adolescentes, de estos 774 fueron cesáreas y 2475 fueron normales.

Se realizaron controles ginecológicos a 11.718 adolescentes en el 2010. Controles para madres en general se hicieron a 74.518 y 408 recibió atención post parto.

A propósito de los 10 neonatos fallecidos en enero pasado, este tema se ha convertido en el más tomado en cuenta los medios de comunicación.

Las autoridades del hospital en el que ocurrieron tales hechos afirman que varios de los neonatos venían de madres adolescentes que dieron a luz a bebés prematuros.

Este anuncio queda en el aire, en el Ecuador en el año 2010 el 27% de embarazos fue de madres adolescentes. De estos embarazos no se tiene el dato exacto de cuantas de ellas tuvieron bebés prematuros.

Las causas muchas veces son porque el cuerpo de una madre adolescente no está preparado para concebir y se pueden presentar complicaciones. Muchas veces las jóvenes no tienen los cuidados prenatales adecuados para su edad y además por el bajo peso que tienen los bebés se ven afectados y nacen antes de los 9 meses.

Según el Dr. Patricio Jácome las adolescentes son más propensas a tener bebés prematuros por factore snutricionales al estar su cuerpo en crecimiento, por déficit de control prenatal, por infecciones urinarias y vaginales, también puede presentarse el caso de que exista insuficiencia pélvica.

Es importante analizar el cuidado de los hospitales con los recién nacidos y si es que existe negligencia por parte de los doctores, pero es necesario que el análisis se centre en por qué las madres adolescentes no tienen los cuidados adecuados prenatales para evitar ese alto porcentaje de prematuros.

El trabajo prenatal y postnatal para madres adolescentes es una parte del trabajo, sin embargo, se debe tomar en cuenta el ámbito psicológico que las y los adolescentes tienen al enfrentar un embarazo. Según Jácome, las adolescentes se presentan a su primer chequeo pre natal a los 3 o 4 meses de gestación, muchas veces son llevadas por sus madres que descubren que sus hijas están embarazadas, ya que ellas no suelen comunicar a sus padres por miedo a como estos reaccionen.

Es importante que los medios de comunicación no centren sus notas en los funcionarios y en los doctores de los hospitales. También deben enfocarse en los bebés prematuros que nacen de madres adolescentes que se involucran en este tema y que no son tomadas en cuenta o se las trata como parte de un todo sabiendo que las circunstancias que las y los adolescentes enfrentan son muy diferentes.

Anuncios