1. Todos los niños, niñas y adolescentes tienen derecho a la privacidad. No deben ser entrevistados si no quieren y tampoco deben ser publicados sus nombres o detalles que contribuyan a identificarlos si ellos no lo desean o si no cuenta con la autorización de un adulto en caso de ponerlos en peligro o dañarlos.

2. Preséntese, cuénteles dónde trabaja y qué hace; explíqueles cuál es el objetivo de la entrevista por qué y para qué les va a entrevistar y dónde va a salir publicada la nota.

3. Asegúrese que los niños, niñas y adolescentes aprueben que lo que digan sea publicado.

4. Explíqueles el funcionamiento del equipamiento técnico (cámaras de fotos, grabadores o videos), en caso de que se utilicen en la entrevista.

5. Disponga la mayor cantidad de tiempo posible.

6. Cuente con el permiso o autorización de los padres, escuela o la organización contactada para entrevistar a los chicos y chicas.

7. Utilice espacios pequeños y con privacidad. Ubíquese a la misma altura que el niño o niña; evite sillas que lo coloquen en una posición distinta al resto; no hable con el chico o chica por “encima del hombro”.

8. Consúlteles cómo quienes ser nombrados en la entrevista si con sus nombres o nombres ficticios, y si quieren ser fotografiados. Es necesario explicarles que en una foto pueden ser identificados. La oportunidad del anonimato puede, en ocasiones, permitirles expresar sentimientos u opiniones que de otro modo no se atreverían a decir.

Anuncios