Foto tomada de Internet

–          Una entrevista debe ser una conversación, no es una serie de preguntas para presionar a las personas o tratarlas como distintas.

–          Por eso una entrevista tiene que realizarse entre personas iguales, que se den un tiempo para conocerse. La mayoría de adultos no saben conversar con los niños y las niñas.

–          Cuando un adulto no sabe conversar con un niño o una niña, no los saluda, no se presenta, no habla poniéndose al mismo nivel, no demuestran interés y por eso hacen preguntas sin importancia.

–          Cuando un adulto no sabe hablar con niño o una niña, subestima nuestra inteligencia y no preguntan nuestra opinión, sino que nos piden que respondamos si o no a preguntas sin importancia.

–          La niñas, niños y adolescentes somos importantes y merecemos que se nos trate con respeto.

–          Hablar con respeto significa que se trate a las niñas, niños y adolescentes como iguales, sin mostrar falsa ternura, ni fingir muestras de cariño.

–          Cuando fingen cariño es como si nos tuvieran pena, y no queremos pena.

–          Entrevistar con respeto implica que: nos saluden, nos traten con cercanía, nos den seguridad, que entrevisten “con ganas” demostrando que vale la pena hablar con nosotros.

Anuncios