“Cuando se tiene un problema hay que preguntarse cuatro veces el por qué. En la quinta respuesta tendrás la verdadera razón del problema.” Éste es un principio Budista y una del sin número de reflexiones que el CEO Luis Adriano Calero hace parte de su vida.

Son las 09:00 de la mañana, alrededor de 20 estudiantes de periodismo de la Universidad de Las Américas (UDLA) visten pantalones de tela y camisas. Con sus carpetas en mano se alistan para recibir al CEO Luis Adriano Calero. Él entra a la sala de maestrías Nº3 de la UDLA. Mientras sonríe saluda con todos y el evento comienza.

Yolanda Aguilar, coordinadora de la carrera de periodismo inicia el conversatorio y se tarda alrededor de 5 minutos leyendo la hoja de vida de Calero. Enseguida el doctor Alfredo Negrete, decano de laFacultad de Comunicación, da palabras de bienvenida y pasa el micrófono a Calero.

“Un emprendedor en serie es quien emprende de manera serial, yo no sabía que era uno de ellos sino hasta hace poco”, dice Calero. En su breve intervención comenta que él llama suerte cuando la oportunidad se encuentra con el conocimiento. A los emprendedores no les interesa ser parte de una empresa que ya está formada. Les gusta crear.

La Master Albertina Navas, detrás de su computador, es quien modera el conversatorio y da la palabra a los estudiantes que alzando la mano tratan de hacer todas las preguntas que pueden.

Calero contesta a todas con anécdotas de su vida. Entre una historia y otra, comenta que la primera empresa que formó lo hizo con plata de otras personas, dice que nunca le ha interesado el dinero. Su motivación es construir cosas y personas. Ha creado 10 empresas y no define a ninguna como su favorita. Cada una le dejó una enseñanza. La primera creada con su dinero lo hizo con lo que fue ahorrando por años de trabajo.

Se caracteriza por el ahorro, pues ahorra desde los 14 años y así se pagó la Universidad. Aconseja no gastar más del 85% del sueldo. Afirma que en el mundo solo el 1% de la población es millonaria y que aún teniendo tanta plata compran relojes de 150 dólares.

Además, recalca que la actitud de las personas es lo que les define como emprendedoras. El perfil de un emprendedor es tener esa ansiedad de estar en constante crecimiento.  Calero siempre trabajó más que las demás personas, cuando entró a un banco trabajaba una hora y media más que todos. Esa curiosidad y actitud de crecer le llevó a ser un CEO.

“En el Ecuador hay poca actitud de emprendimiento, las personas no toman iniciativas y mientras no lo hagan, el país no crecerá”, argumenta Remigio Pesántez, economista. El texto Cimientos de emprendimiento Ecuador analiza los problemas que se presentan al no existir emprendimiento.  Resalta como principales a la corrupción, inestabilidad macro económica, poco ahorro y poca intermediación. (Ver gráfico).

Calero ayudó e impulsó el desarrollo de la cátedra sobre emprendimiento. Comenta que está bien que se brinde esta cátedra en las universidades y colegios, pero sin duda a quien no le interesa ser un emprendedor, nunca lo será y menos aprenderá en un aula. “Se debe tener espíritu emprendedor para serlo”.

Ahora como gerente dice que lo más difícil es manejar a la gente, que ésta le acompañe para perseguir un mismo sueño. Se ha equivocado varias veces al escoger a su equipo de trabajo. Lo que más valora en una persona es la honestidad, que sean buenos seres humanos, inteligentes y que quieran aprender y se dejen enseñar. Cuando consigue a estas personas y cree que ya está formada su nueva empresa, que tiene forma y dirección, continúa con otra, por eso él es un emprendedor en serie.

Cristina Novales en su libro ‘Características Emprendedoras Personales’, afirma que los emprendedores en serie son las personas que están siempre buscando oportunidades para invertir en negocios ya existentes o para generar nuevos negocios. Por lo general, no se quedan con el negocio iniciado, tienden a mantenerse en continua búsqueda.

Además, los emprendedores se caracterizan por perseguir un sueño sin negarse a asumir ninguna responsabilidad ni esconderse ante ninguna culpa. Por eso, al preguntarle a Calero sobre el fracaso, él opina que este enseña una lección, que se debe caer para levantarse. “He tenido varios fracasos”, comenta. Además, cuando sabe que algo anda mal recuerda el principio budista y se pregunta cinco veces el por qué de una circunstancia para llegar al verdadero problema y así tratar de resolverlo.

Notas Relacionadas:

Infografía de la vida de Luis Adriano Calero

Entrevista sobre el perfil psicológico de un emprendedor en serie

Entrevista sobre un nuevo enfoque de los emprendedores en serie

Anuncios